Analógico y Dinámicas creativas.

Taller intensivo, de fin de semana o diario M-X-J
Cuatro personas.
Precio 250€ materiales incluidos.

Lo Digital es evidente, lo Analógico Latente


La imagen latente, lo LATENTE, es algo consustancial a la fotografía analógica*.

Lo latente, entendido no como latido, sino como algo que permanece oculto pero que tiene la posibilidad de ser visible, de ser revelado, de regresar del mundo del olvido, de existir.

Cámara estenopeica NOPO

En muchas ocasiones, en nuestra expresividad creativa, es mucho más importante lo que no mostramos; lo oculto, lo misterioso,

más que lo visible o evidente….lo latente

Detente, Observa, busca…

En el espectador lo latente genera incertidumbre, pausa la mirada e inicia un análisis sobre lo observado, evitando que devore las imágenes y saboree la búsqueda, deleitándose o no con el hallazgo, pero siempre feliz de haber explorado.

Busco, pero no sé lo que estoy buscando hasta que lo encuentre.

Edward de Bono

Lo latente provoca en el creador un estado de alerta en pro de una búsqueda en lo más profundo de nuestras metáforas creativas. En nuestra mente trabajamos con ideas y sensaciones expresivas que en muchas ocasiones sospechamos que están ahí, latentes, esperando a ser reveladas, pero la inmediatez de la fotografía digital no nos concede el tiempo, la calma para permitirnos profundizar en su búsqueda.

Incertidumbre…

La incertidumbre provocada por el hecho de realizar una fotografía cuyo resultado desconocemos, y que probablemente pueda resultar erróneo, nos predispone hacia una atención técnica consciente que nos proporciona un aprendizaje técnico profundo para lograr nuestras metas fotográficas.

Desarrollamos también un mejor y más efectivo encuentro con nuestra meta expresiva al estar en actitud de observación consciente

Elogio al error, como aprendizaje y encuentro creativo.

La repetición de una fotografía en analógico* provoca una desilusión mucho que en digital, ya que su repetición es más laboriosa y costosa, obligándonos a pensar en el error cometido.
En este caso la palabra error y aprendizaje se convierten en sinónimos. 

He ̶c̶o̶m̶e̶t̶i̶d̶o̶- conseguido un error

F. Marcos
Película caducada, revelador caducado, veladura por luz.

Serendipia. Por otro lado, algunos se esos errores cometidos nos pueden abrir las puertas a otros caminos expresivos que en principio no planteamos, encontrando nuevas vías de procedimientos creativos…a veces no encuentras lo que buscas sino algo mucho mejor o sorprendente, y sin duda inesperado.

Tres caminos y una tutoría.

En el taller trabajaremos, de forman no lineal, sobre tres caminos diferentes:

Técnico-tecnológico, Creativo y Práctico.

Es importante remarcar que el alumno tendrá que trabajar en su propia búsqueda. Dejaremos pasar al menos una semana desde el final de las clases hasta una tutoría posterior para analizar, debatir, comentar, solucionar dudas etc etc.

1.-Técnico-tecnológico

Historia de los procesos fotoquímicos: debemos conocer el origen y los desarrollos de los procesos y la emulsiones fotográficas para comprender mejor ese mundo, en muchas ocasiones de absoluta modernidad.

Tecnología: de las cámaras y elementos fotográficos tradicionales para conocer las posibilidades que esas herramientas nos ofrecen en la actualidad. Son equipos que han funcionado y funcionarán siempre, sin pilas, sin obsolescencia e incluso los podremos fabricar nosotros mismos.

Fotometría: en un nivel básico pero en profundidad tenemos que controlar la luz y su medición, de nada nos sirve una maravillosa foto quemada u oscura. Una foto casi nunca se podrá repetir, siempre será “otra foto”.

Revelado: Pasar de lo LATENTE a lo EVIDENTE. Aprenderemos, de un modo básico pero efectivo, los procesos de revelado de las películas fotográficas.

Digitalización: Aunque trabajemos en procesos foto-químicos aprenderemos a digitalizar las películas para un visionado rápido y directo de los resultados.

Positivado: En el taller positivaremos (como demostración) en blanco y negro alguna foto. Aunque no sea esto el objetivo del curso, nos dará una visión real de todo el proceso fotoquímico y de las inmensas posibilidades creativas del cuarto oscuro.

2.-Creativo

Por la propia definición de la palabra creatividad, esta será la parte menos estructurada y más improvisada del curso, la cual iremos desarrollando dependiendo de los alumnos, pero siempre manteniendo unas premisas claras como son:

Observación consciente y atención técnica consciente.

Exploración y focalización de objetivos.

Búsqueda de nuestros impulsos creativos.

Conseguir el error, repetir el error.

Hacer latente lo evidente.

Experimentación técnica y procesal.

También analizaremos muchos de los procesos creativos y técnicas fotográficas más habituales en la fotografía tradicional (fotografía sin cámara, técnicas creativas en el copiado, procesos antigüos, etc) para tener una visión en conjunto de las posibilidades disponibles.

3.-Práctico

Sin la práctica nada tendría sentido. Fotografía analógica* y experimentación práctica van de la mano.

Tomas fotográficas, analizando la luz y definiendo la fotometría pero buscando aquello deseado.

Revelado de la película blanco y negro expuesta.

Análisis de los resultados en la mesa de luz.

Digitalización de la plancha de negativos y de algunos fotogramas seleccionados.

Positivado, a modo de demostración de algún fotograma y experimentación algunos procesos creativos en las copias.


El asterisco*

*En fotografía existe la discusión de si es adecuado el uso del término “analógico/a” para referirse a la fotografía tradicional basada en haluros de plata. Algunos opinan que es más adecuado el término  “fotoquímico/a”.

En la mayoría de los casos de utiliza analógico no como «analogía a» sino como «antónimo de» digital.

Para mí, es una discusión sin sentido, y el uso de la palabra “analógica” es tan extendido que ya es de uso común en nuestra fotografía tradicional basada en las sales de plata o fotoquímica.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *