COBALTO, de Duato con Dimo y Tamako

La belleza de Cobalto, santo y pornográfico.

Tuve la oportunidad de poder asistir a la creación de Cobalto y realizar las fotografías de su estreno, seguramente uno de los trabajos visualmente más bonitos que haya captado. Sin duda la pieza es puro erotismo acrecentado por la maravillosa interpretación de sus dos protagonistas principales –parejas en la vida real– Tamako Akiyama y Dimo Kirilov.

«Es, como color (el azul) una energía, pero pertenece al lado negativo y en su pureza suprema es, como quien dice, una preciosa nada. Su efecto es una mezcla de excitación y serenidad»

Goethe. «Teoría de los colores»

Tamako y Dimo en Cobalto. Fotografía digital.
Fotografía analógica. Ilford HP5plus–6400ISO.
Tamako y Dimo en Cobalto. Fotografía Digital.
Fotografía analógica Ilford HP5plus—6400ISO.

Goethe. «Teoría de los colores»

`El azul es santo y pornográfico, recatado y obsceno. Su término en inglés blue, entendido como triste, lo es también como «verde» para nuestro lenguaje, es decir, erótico u obsceno. El azul cobalto es el ejemplo máximo de esa bipolaridad. Bello, arrogante y celeste, oculta su procedencia mineral conocida como «flor de cobalto», una mezcla de arseniuros de cobalto y níquel que se forman en cristal al contacto con el aire. Tóxico y venenoso por su arsénico fue bautizado como azul de los duendes que atormentaban a los mineros con el nombre alemán por el que lo conocemos: kobelt.

El azul cobalto es, de todos los colores, el de la historia del inconsciente.


Coreografía: Nacho Duato 

Música: Pedro Alcalde / Sergio Caballero (organista: Juan de la Rubia; órgano Blancafort de la Iglesia de Collbató)

Escenografía: Nacho Duato 

Figurines: Lydia Delgado

Diseño de luces: Brad Fields

Estreno absoluto por la Compañía Nacional de Danza en el Teatro de la Zarzuela el 20 de marzo de 2009.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *