Elogio al error. El error como encuentro.

Hace ya algunos, en el 2013, a colación con un artículo que escribí para Albedomedia sobre la fotografía estenopeica hablaba en una charla sobre la importancia del error en el desarrollo creativo y, por supuesto, en el aprendizaje fotográfico.

En ese aspecto la fotografía digital es menos agradecida, pues es más complicado cometer errores, al menos de una manera que te provoque pensar en el fallo cometido, se resuelve y listo.

Durante el proceso de aprendizaje cometer errores es la única manera de aprender, eso lo sabemos bien, pero no es menos cierto la importancia de cometerlos en el proceso creativo como forma de encontrar nuevos e inesperados caminos a explorar.

Lo que en principio es una derrota y –si no atenemos al primer significado etimológico de esa palabra– se convierte en encontrar nuevos caminos salvando obstáculos.

Siempre digo: «He encontrado un error», no «he cometido un error»

Cometo muchos errores porque experimento mucho, ¡cómo si no!

¡Pues bien, en aquella charla me pusieron a parir!

¡Los extremistas de lo analógico no perdonan que alguien diga que la fotografía analógica es más proclive a los errores y/o peor que la digital!

En definitiva, no se enteraron de nada

El error por doble exposición ocurrido en el respaldo de la Hasselblad me llevó a nuevas exploraciones creativas.

…y de ahí a las siguientes exploraciones en las que aún permanezco.

Hasselblad 500c. Objetivo 80mm planar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *